¿Vives para el éxito de los demás?

vives para el éxito de los demás

¡Estrenamos el blog! Qué mejor manera de empezar que contar brevemente cómo de la respuesta de esa pregunta nació Healthy Freedom.

Me gustaría que te preguntaras qué es el éxito y que ahora te preguntaras ¿Qué es el éxito para ti?

Me hace gracia cuando pienso cómo damos contenido a las palabras. Muchas veces tomamos los conceptos de otras personas, de la familia, de la sociedad, de lo que escuchamos en los medios... y los hacemos nuestros sin ni siquiera preguntarnos si es válido para nosotros.

Para muchos el éxito es tener muchos dígitos en su cuenta bancaria, para otros es tener un determinado coche, para otros tener un negocio que funcione, trabajar para una conocida empresa, vivir en una determinada ciudad...

Todo eso puede estar bien si se ajusta a tu verdadera definición de éxito.

Fruto de mi propia reflexión del éxito surgió Healthy Freedom. Tenía un puesto en una empresa británica (donde, por cierto, tuve la gran suerte de conocer a personas increíbles) hasta que un día cerraron la filial donde trabajaba.


Decidí tomarme un par de semanas de descanso y reflexión antes de volver a trabajar. Evalué dónde estaba y dónde quería estar. De forma inesperada empezó a surgir en mí una voz interior que me decía que no tenía que vender mi tiempo por salario trabajando para la empresa de otro.


Al principio, silencié y negué a esta voz ¿quién le había preguntado? ¿Por qué no me habría puesto a trabajar antes? Todo hubiera sido más ‘fácil’ y cómodo porque no tendría que haberme enfrentado a mi propio concepto de éxito y felicidad.

¡La batalla interna entre lógica y corazón había comenzado! Esta etapa fue un poco dura, muy pocas personas de mi entorno supieron de este proceso. Proyecté mis miedos, inseguridades y prejuicios en la gente cercana a mí y no les permití formar parte. Evitaba y esquivaba todas las preguntas que tuvieran relación con el trabajo o mi futuro. Fue una manera tonta de auto-protegerme.

Los cambios de aires siempre sientan bien y tras una pequeña escapada de fin de semana que me sirvió para coger fuerzas y enfrentarme a mi peor enemigo, yo misma, decidí definir mi propio concepto de éxito.

Para mi éxito es dedicarte a algo que te apasiona y de lo que puedes vivir. Es poder ayudar y acompañar a personas a avanzar. Avanzar en su crecimiento, en su bienestar y en su éxito, en el suyo propio. Es libertad, poder viajar o disfrutar de tu abuela en el pueblo mientras trabajas. Incluso mi concepción de trabajo ha cambiado.

 

Trabajar duro por algo que no
nos interesa se llama estrés,
Trabajar duro por algo que
amamos se llama pasión.
 

Cuando lo vi tan claro, el camino de esconderme dejó de ser una opción y empecé a construir mi camino del éxito. Empecé a abrirme y compartir mi proyecto. Esto supuso una gran liberación y gracias a ella pude avanzar. Me permití escucharme, darme el espacio y tiempo que necesitaba.

La vida es muy corta así que no malgastes tu energía viviendo para el éxito de otro y empieza a construir el tuyo. No tienes que tomar decisiones arriesgadas ni saltar al vacío dejando todo. No trata de eso. Se trata de empezar a crear o reforzar esos caminos que te lleven a donde Tú quieres estar y mientras... Disfrutar del viaje.

Me encantaría que me contaras ¿Qué es para ti el éxito? Y ¿Cuál es tu mayor impedimento para conseguirlo?

Si te ha gustado este artículo puedes compartirlo en tus redes sociales haciendo click en los botones de la izquierda.
¿Aún no te has suscrito? ¿Quieres formar parte de la comunidad de emprendedoras de hoy?