10 cosas sobre emprender online que he aprendido este año

 10 aprendizajes de emprender online

Llega el final de año y toca el momento de hacer balance. Me gustaría compartir contigo 10 cosas que he aprendido durante este 2016.

1. Lucha por lo que quieres

Este ha sido uno de los últimos aprendizajes del año.

Digamos que quería conseguir algo y lo cierto es que no sucedió. Sé que en gran medida fue por no luchar lo suficiente o mejor dicho, por hacerlo demasiado tarde.

Aunque no lo consiguiera estoy muy agradecida por haberme dado cuenta de que podía hacer más(y de hacerlo, aunque fuera tarde y no obtuviera resultado)

Lección aprendida: no vale querer las cosas a medias. Sí quiero algo daré el 150% de mí e iré a por ello. 

 

2. La importancia de planificar y medir

 planifica

 A veces he estado tan metida en el día a día que se me ha pasado ver el 'big picture' de lo que hacía, dónde estaba yendo y lo que estaba obteniendo.

Tener una estrategia y un sistema son elementos no negociables en cualquier proyecto. No tiene sentido trabajar mucho o trabajar en acciones que no te terminan aportando nada. Cuando no se mide en qué inviertes tu tiempo, ni siquiera eres consciente de la cantidad del mismo que se desaprovecha.

Lección aprendida: lo que no se planifica simplemente no sucede.

 

3. La importancia de desconectar

Empecé el año comiéndome el mundo. Trabajando sin parar, formándome, estudiando, leyendo, viendo, probando, haciendo...

No tenía un horario definido porque siempre sentía la necesidad de estar continuamente 'haciendo' "¿Cómo voy a parar con todo lo que queda por hacer?"

Los fines de semana... más de lo mismo. Solo paraba cuando tenía compromisos o cuando había quedado con familiares y amigos. La verdad que, no me daba cuenta porque me encantaba lo que hacía.  Me convertí en una workaholic que se sentía mal si se tomaba un día de descanso.

Llevar este ritmo te puede funcionar bien durante un tiempo, eres capaz de avanzar mucho en poco pero...  llega un monento en el todo se invierte y avanzas poco en mucho. Lo difícil es darse cuenta porque te metes en una dinámica en la que te parece que lo que haces es lo correcto y no hay manera de hacerlo.

Tener equilibrio entre tu vida y tu trabajo (por mucho que éste te guste) tampoco es algo negociable.

 10 aprendizajes de emprender online 

 

4. Las arrugas no son un signo de envecimiento, la falta de ilusión y propósito sí

No deberíamos medir nuestra edad por el número de vueltas que ha dado la tierrra desde el día que nacimos, sino por lo vivos que nos sentimos por dentro.

Yo ahora mismo soy más 'vieja' que nunca, pero la verdad que nunca me he sentido más joven. Imagino que será por que me siento libre y con un control de mi vida que jamás había tenido. Es cierto que esto me lo ha dado el hecho de emprender. Para mí emprender ha significado mucho más que crear un negocio... para mí está siendo todo un camino de crecimiento, autoconocimiento y evolución.

 

5. Crea oportunidades

Estoy muy contenta de todo lo que he hecho y conseguido este año. La verdad que hace un año no me lo hubiera imaginado... 
¿Suerte? creo que no. Hay personas que piensan que las oportunidades surgen y no digo yo que algunas no surjan pero... de lo que estoy segura es de que las oportunidades también se crean.

Durante este año he tenido un montón de ideas, propuestas para colaborar y trabajar con otros profesionales. Me las podría haber quedado para mí y dejar que murieran en el silencio. Muchas veces tuve dudas, inseguridades "¿Quién era yo para...?"

Haber estado atenta y haber tenido el valor de mandar un email en el momento correcto me ha traído sin pretenderlo un montón de oportunidades.

 

6. La falta de confianza en uno mismo es muy poderosa

Cuando hablamos de las bases de un negocio solemos hablar de nuestra propuesta de valor, de la competencia, de nuestro cliente ideal.

Lo cierto es que un proyecto, una idea... nunca puede despegar sin alguien que la materialice. Y para materializar las cosas tenemos que tener la confianza suficiente de que podemos hacerlo.

La confianza en uno mismo es muy poderosa. A veces, es la que marca la diferencia entre empezar a construir el camino que te lleva a la meta donde te gustaría verte o quedarte en la ‘cueva’ esperando el momento perfecto de cuando nunca suceden las cosas.

No digo que sea fácil, ni que haya que lanzarse y hacer las cosas sin pensar,  solo que es importante tener al enemigo identificado y tener un plan de acción para él… jaja lo digo con conocimiento de causa.

 

7. No perder tu estrella polar

No perder la estrella polar tiene que ver con no perder tu objetivo, tú por qué, el por qué emprendiste.

Esta lección la aprendí cuando me di cuenta de que había emprendido para tener más libertad, pero la realidad era que era una esclava de mi trabajo. Tener claro tu porqué, tu norte, te sirve para no perderte en esos momentos de confusión y como motor para seguir avanzando en esos momentos de dificultad.

 

8. El complejo flor

El complejo flor tiene que ver con dar lo mejor de ti independientemente de las circunstancias.

Una rosa desprende su olor independientemente de que alguien que pasa cerca quiera olerla o no. Tampoco le importa que alguien la critique, ella no dejará de ser lo que es y no dejará de desprender su esencia.

Puede que haya malos momentos, pero no le cedas a nadie el poder de apagar tu esencia.

Dicen que da igual lo que hagas,  pero que de media habrá un tercio al que le parecerá fatal aquello que haces,  habrá otro tercio al que le dé completamente igual lo que haces y al tercer tercio le encantará eso que tú haces.

No te tomes las cosas como algo personal y recuerda tener el complejo flor ;)

 

9. La gran diferencia entre creer saber lo que tu audiencia quiere y lo que realmente quiere

De esta me di cuenta más o menos a tiempo.

En mi caso yo soy o era 'mi cliente' ideal, creía conocer mis problemas, mis deseos, mis retos.

La realidad es que llega un momento en el que te das cuenta de que te desconectas de dónde estás tú y de lo que realmente necesita tu cliente ideal.

De esta me di cuenta más o menos a tiempo gracias a que hice un par de encuestas a la lista que tenía creada. Esto me ayudó a ver en qué punto estaban esas personas y conocer que es lo que realmente necesitaban. Menos mal que pregunté porque si no... hubiera creado un producto en el que hubiera invertido mucho tiempo y energía y que, desde luego no se hubiera vendido.

emprendedora online.png

 

10. Aprender a desaprender

Aprender a desaprender es algo de lo que me he dado cuenta hace apenas unos meses. Llegó un punto en el que tenía tanta información, conocimiento... había leído tanto,había visto tanto, había hecho tanto, quería implementar tantas cosas... que al final no acabas haciendo nada. Tienes tal saturación que ya no sabes qué hacer. Intentas implementar un poco de cada una de las estrategias nuevas que aprendes pero, no ves los resultados que te gustaría ver porque no has aplicado ninguna en su totalidad.

Estoy desaprendiendo muchas de las cosas que aprendí y le estoy dando más espacio a mi intuición. Se acabó hacer lo que dicen que hay que hacer y voy a hacer lo que siento que hay que hacer.

¡Me encantaría saber qué cosas has aprendido este año y que las compartieras en los comentarios de abajo!